tardes de cine
CINE INTERNACIONAL — 13 February 2013
Garantizamos que el “Reality”, de Matteo Garrone, sí es bueno
Este realizador, ganador del Bafta 2008 con “Gomorra”, inspirada en el libro de Saviano sobre la mafia en Nápoles, en una entrega descarnada y ruda, presenta su última obra: “Reality”. Con un giro hacia otro derrotero, con matices de sátira y comedia: el de cómo la realidad  televisiva genera en un hombre, común y corriente, un delirio evasivo que termina pasándole la cuenta a él y a quienes lo rodean.
Es la historia de Luciano, napolitano, dueño de una pescadería, quien tiene una vida sencilla y cuyas máximas emociones las constituyen la  venta de artículos de dudosa calidad y su innato espíritu de comediante.
Hasta que su familia lo insta a presentarse en el casting de “El gran hermano”. Las expectativas  de todos están puestas en él, situación que va generando en nuestro protagonista una paulatina disociación entre la realidad real y la realidad reality , llegando a un punto en que el quiebre sicológico se hace insostenible.
Garrone presenta una nutrida fauna de personajes muy humanos y casi queribles, rozando en la línea del neorrealismo y con algunos guiños fellinianos. Hay también una fuerte semblanza costumbrista, sustentada en la omnipresencia de la Iglesia, en  como la familia interviene en cada decisión, en el clientelismo local y en el fuerte acento napolitano en que todo se configura.
No obstante la riqueza con que se va presentando la trama, lo que subyace es la idea, manifestada por el propio Garrone  (quien coescribió el guión)  de cómo la sociedad actual busca el éxito rápido que suele terminar en ninguna parte, en esta obsesión por la fama a cualquier costo y en  la que la nueva religión es el dinero.
Este filme, que obtuvo el Gran Premio del Jurado en el último Festival de Cannes, está basado en un caso real. Y para seguir en la anécdota, el actor que encarna a Luciano, el notable Anielio Arena, es un convicto que cumple condena por su pasado vinculado a la Camorra,  quien hizo sus escenas gracias a las gestiones realizadas por el taller de teatro del recinto donde purga sus crímenes. Gestiones que, sin embargo, no alcanzaron a ser tan generosas como para permitirle asistir al Festival.
La visión de Garrone no da mayor tregua. Aunque su foco no es la crítica directa a este tipo de programas, si lo es la observación y descripción de quienes los consumen, y como este consumo trastoca la genuinidad de sus existencias. En tono de comedia casi negra, que sólo realza la precariedad de sus protagonistas
Reality, dirigida por Matteo Garrone y protagonizada por Aniello Arena, Loredana Simioli y Nando Pavone. Italo-francesa
“Reality”, de Matteo Garrone
Este realizador, ganador del Bafta 2008 con “Gomorra”, inspirada en el libro de Saviano sobre la mafia en Nápoles, en una entrega descarnada y ruda, presenta su última obra: “Reality”. Con un giro hacia otro derrotero, con matices de sátira y comedia: el de cómo la realidad  televisiva genera en un hombre, común y corriente, un delirio evasivo que termina pasándole la cuenta a él y a quienes lo rodean.
Es la historia de Luciano, napolitano, dueño de una pescadería, quien tiene una vida sencilla y cuyas máximas emociones las constituyen la  venta de artículos de dudosa calidad y su innato espíritu de comediante.
Hasta que su familia lo insta a presentarse en el casting de “El gran hermano”. Las expectativas  de todos están puestas en él, situación que va generando en nuestro protagonista una paulatina disociación entre la realidad real y la realidad reality , llegando a un punto en que el quiebre sicológico se hace insostenible.
Garrone presenta una nutrida fauna de personajes muy humanos y casi queribles, rozando en la línea del neorrealismo y con algunos guiños fellinianos. Hay también una fuerte semblanza costumbrista, sustentada en la omnipresencia de la Iglesia, en  como la familia interviene en cada decisión, en el clientelismo local y en el fuerte acento napolitano en que todo se configura.
No obstante la riqueza con que se va presentando la trama, lo que subyace es la idea, manifestada por el propio Garrone  (quien coescribió el guión)  de cómo la sociedad actual busca el éxito rápido que suele terminar en ninguna parte, en esta obsesión por la fama a cualquier costo y en  la que la nueva religión es el dinero.
Este filme, que obtuvo el Gran Premio del Jurado en el último Festival de Cannes, está basado en un caso real. Y para seguir en la anécdota, el actor que encarna a Luciano, el notable Anielio Arena, es un convicto que cumple condena por su pasado vinculado a la Camorra,  quien hizo sus escenas gracias a las gestiones realizadas por el taller de teatro del recinto donde purga sus crímenes. Gestiones que, sin embargo, no alcanzaron a ser tan generosas como para permitirle asistir al Festival.
La visión de Garrone no da mayor tregua. Aunque su foco no es la crítica directa a este tipo de programas, si lo es la observación y descripción de quienes los consumen, y como este consumo trastoca la genuinidad de sus existencias. En tono de comedia casi negra, que sólo realza la precariedad de sus protagonistas
Reality, dirigida por Matteo Garrone y protagonizada por Aniello Arena, Loredana Simioli y Nando Pavone. Italo-francesa

Related Articles

Share

About Author

admin

(0) Readers Comments

Comments are closed.